Centro regional de actividad para las áreas y las especies especialmente protegidas
Caribbean Environment Program
Parc National de Guadeloupe
United Nations Environment Programme
Portada del sitio > Especies exóticas invasores > Pez león > El problema del pez león en el Gran Caribe

El problema del pez león en el Gran Caribe

Todas las versiones de este artículo:

Format PDF Enregistrer au format PDF
JPEG - 11.1 KB
Taller sobre el pez león

La proliferación del pez león en el Gran Caribe en los últimos diez años es una amenaza real y creciente para la ecología de las zonas marinas tropicales y subtropicales de la región. Ahora que toda la región ha sido invadida, se espera que las densidades de peces león en lugares recién invadidos aumentan rápidamente, ya que se observó en los sitios (por ejemplo las Bahamas) que fueron invadidos primero. Hasta ahora, no se ha observado ninguna disminución de las densidades de peces león, y las densidades parecen mantenerse altas en un período suficiente para crear graves daños a los arrecifes y especies de peces.

Pez león puede causar daño, de una mañera directa o indirecta, a los arrecifes de coral, pastos marinos y manglares, debido a su índice elevado de reproducción y crecimiento, su capacidad de alimentación voraz y la falta de depredadores. El pez león tiene una alta eficiencia de la depredación de peces y y crustáceos juveniles y adultos, incluyendo varias especies de importancia ecológica, recreativa y comercial.
Como depredadores agresivos y emboscados con pocos depredadores de su propia en su área de introducción, peces león pueden reducir de una mañera rápida y alarmante las poblaciones de peces nativos de arrecife (y algunos invertebrados) hasta el punto en que piscívoros nativos no pueden competir por estas mismas presas.
Eso puede causar una reducción en el crecimiento y la supervivencia de los depredadores nativos. Análisis de contenidos estomacales de peces león revelan una gran diversidad de especies de presa y clases de tamaño.

El impacto se produce primero al nivel ecológico, que afecta a las poblaciones de peces y crustáceos y perturba el equilibrio del ecosistema, luego viene un impacto económico derivado de los efectos sobre la pesca y de la fuente de proteínas para las comunidades costeras, así como el turismo por la degradación de sus atractivos sitios naturales. No sólo reduce la abundancia y la diversidad de peces de arrecife que son la base del turismo de buceo, pero el tiene también espinas venenosas que representan un riesgo para los turistas que practican este buceo. Por lo tanto la calidad de vida de las comunidades costeras se ve seriamente amenazada por la presencia de esta especie invasora que tiene, y seguirá teniendo, obviamente un impacto económico sobre actividades comerciales de gran importancia, como el turismo y la pesca.

Tomando en cuenta el nivel de colonización que el pez león ha alcanzado hasta ahora, se considera que la erradicación de la especie es poco probable con las tecnologías actualmente disponibles. La mejor mañera de abordar este problema parece promover el control de las poblaciones de peces león. El control es posible y ocurre en algunas áreas específicas con una fuerte implicación (parques marinos en México, cayos de Florida, las islas Caimán, Bonaire, y otras). Se encontró que el control es una manera efectiva para disminuir los efectos negativos del pez león, sin embargo, los sistemas de control deben estar alineados y enfocados en objetivos comunes en todo el Caribe (estrategia regional). Los recursos disponibles y el tamaño del área de gestión determinan el nivel de control. Sin embargo, el patrón de colonización de la especie y su capacidad para mover entre los sitios hacen que la coordinación y la cooperación en los planos nacional y regional es un factor clave para el éxito.

Para hacer frente a la creciente amenaza causada por la invasión del pez león (Pterois Miles y P. Volitans) en el Gran Caribe, el PNUMA-Programa Ambiental del Caribe y su Centro de Actividades Regional para el Protocolo sobre Especies y Espacios Especialmente Protegidos del Convenio de Cartagena (CAR-SPAW) han unido esfuerzos con la Iniciativa Internacional sobre los Arrecifes de Coral (ICRI) y socios como el gobierno de México y su Comisión nacional de áreas naturales protegidas (CONANP), el gobierno de los EE.UU. y su departamento oceánico (NOAA), Reef Check en República Dominicana, CABI, y expertos representativos del Caribe, para tratar el tema del pez león en el Caribe. Un Comité Ad Hoc para una Respuesta Regional en el Caribe a la Invasión del pez léon (también conocido como Comité Regional Pez léon - RLC en inglès) fue establecido para tal fin en el marco de la ICRI en noviembre de 2010.
La última COP SPAW en octubre de 2012 (COP 7) adoptó el nuevo plan de trabajo 2013-2014 incluyendo actividades contra las especies exoticas invasores y especialmente el pez león.