Centro regional de actividad para las Áreas y la Flora y Fauna Silvestres Especialmente Protegidas del Convenio de Cartagena
Caribbean Environment Program
Parc National de Guadeloupe
United Nations Environment Programme
Portada del sitio > El protocolo SPAW > Cartagena y SPAW : introducción

Cartagena y SPAW : introducción

Todas las versiones de este artículo:

El Convenio de Cartagena

La mayor parte de la actividad económica de la Región del Gran Caribe depende estrechamente de sus recursos marinos y costeros. El turismo balneario constituye ahora una parte principal de la económica de la mayoría de las islas y el sector pesquero, a pesar de su decadencia global, sigue siendo una actividad económica y tradicional importante para numerosos países de la región. Estas actividades dependen, mucho, de las superficies relativamente pequeñas de los arrecifes coralinos, herbarios y áreas húmedas, en un mar semicerrado compartido por un gran número de naciones con sistemas políticos, culturales y a niveles de desarrollo muy variados. Esta es la razón por la que la gestión sustentable de los recursos marinos y costeros, y la protección de los hábitats críticos por una cooperación regional concertada es vital para las poblaciones del Caribe.

Una vez reconocido esto, las naciones caribeñas adoptaron en 1983 el Convenio de Cartagena (Convenio para la protección y el desarrollo del medio ambiente marino de la Región del Gran Caribe), el único acuerdo regional legalmente apremiante sobre el medio ambiente marino. Tres protocolos que tratan de la biodiversidad (Specially Protected Areas and Wildlife - SPAW, 1990), las contaminaciones de origen telúrico (Land-based pollutions - LBS, 1999) y las contaminaciones por los hidrocarburos (1983) facilitan la puesta en marcha del Convenio. La aplicación del convenio se tradujo por la instauración de un Programa para el Medio ambiente del Caribe (PEC). La Secretaría del convenio está garantizada por la Unidad de Coordinación Regional del Programa de las Naciones Unidas para el Medio ambiente (PNUMA-CAR/UCR) ubicada en Kingston, Jamaica. Su papel consiste en coordinar el programa y las acciones que deben emprenderse para la protección del mar del Caribe.

El conjunto de la gran cuenca del Caribe está implicado en ello. No sólo se trata de los territorios insulares que bañan en el mar del Caribe, sino también de aquellos cuyas cuencas vertientes desembocan en dicho mar. Por consiguiente, se encuentran implicados 37 territorios (entre los cuales 28 países independientes) que van desde el Golfo de México hasta la meseta de Guyanes y desde las costas colombianas hasta la península de Florida.

JPEG - 41.3 KB
Coral

El Protocolo SPAW

El Protocolo SPAW sigue un enfoque por ecosistema y proporciona un marco legal único para la conservación de la biodiversidad en la región. El protocolo SPAW se reconoce también como un instrumento importante para conseguir los objetivos de los acuerdos mundiales sobre la biodiversidad, como el Convenio sobre la Diversidad Biológica o el Convenio Ramsar. Se lanzaron importantes iniciativas regionales bajo los auspicios de SPAW, en particular para el reforzamiento de las áreas protegidas, la conservación de especies clave y la protección de los arrecifes coralinos, con la participación y la implicación de las principales partes involucradas, desde los Gobiernos hasta las Organizaciones no Gubernamentales y las comunidades locales.

Firmado en enero de 1990, el protocolo SPAW tiene por objetivo :

  • la protección, la conservación y la gestión sustentable de las áreas que presentan un valor ecológico particular ;
  • la protección, la conservación de las especies salvajes amenazadas o en vía de extinción, así como sus hábitats.

El protocolo SPAW se convirtió en una ley internacional el 18 de junio de 2000. Este Protocolo ha sido ratificado por 16 países [1]
Según los términos del protocolo, las Partes deben, de acuerdo con su propia legislación y reglamentación, adoptar todas las medidas necesarias para proteger, conservar y administrar de manera sustentable en su territorio las áreas que necesitan una protección y las especies animales y vegetales amenazadas.

Notas

[1Bahamas, Barbados, Belice, Colombia, Cuba, Estados Unidos (Estados que van a lo largo del Golfo de México, Islas Vírgenes americanas, Puerto-Rico), Francia (Guadalupe, Guayana, Martinica, Santo-Barthélémy, Santo Martin), Grenada, Guyana, Holanda (Aruba, Bonaire, Curazao, Saba, San Eustaquio, Sint Maarten), Panamá, República Dominicana, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago, Venezuela.